SALVEMOS AL BEISBOL, UN ENSAYO

Vivimos tiempos difíciles, donde en nuestras mentes se filtran pensamientos negativos. No solamente el mundo esta de cabeza, no solo él esta sufriendo una metamorfosis, un cambio frente a nuestros ojos, también nuestro pasatiempo nacional, el béisbol se ha mudado de sus viejos esquemas y formas de operar. Así como al mundo le afecta la economía, la pobreza extrema y la corrupción, al rey de los deportes lo aqueja la desigualdad salarial, la poca prestancia del jugador moderno, el protagonismo de los agentes y la avaricia generalizada.

Desde el Bronx a Minatitlan, Los Angeles a Zulia, Boston a San Juan, de Chicago a Culiacán, del Yankee Stadium al Tomas Oroz, de Las Águilas Cibaeñas a Sultanes. La situación es la misma, equipos millonarios compitiendo contra novenas empobrecidas, peloteros con más amor a sus cuentas bancarias que a la casaca que portan y los ya conocidos vicios del juego, drogas, alcohol, mujeres, violencia intrafamiliar, esteroides, todo esto hace que vivamos tiempos de transición, ya basta de ver al béisbol en la nota roja en lugar de la sección deportiva.

¿Que es lo que pasa en esta época?, ¿que es lo que rige actualmente a nuestro amado béisbol? , ¿Cuando terminaron los años de romance?, lejos se vislumbran Becerril Fernández, “La Tuza” Ramírez, Felipe Montemayor y Ángel Castro, ¿donde estas Héctor Espino cuando mas te necesitamos?, ¿cuando se perdió el interés por las estadísticas, por los campeonatos? En la prensa se alertan y desbocan mas por cuestiones extra béisbol, como saber quienes son los beisbolistas que mas ganan, con que actriz, cantante o socialite esta saliendo Derek Jeter, si le creen al reporte Mitchell o si estarán las transmisiones en el cable o la televisión abierta.

La era de la inocencia ha terminado, nuestros héroes no son perfectos, algunos de nuestros beisbolistas han pecado, nos han engañado, nos ha hecho pensar que esos bíceps de 21 pulgadas y los jonrones de 500 pies son solamente por el poder de su bat, pero sabemos que jeringas con sustancias prohibidas han sido las responsables de sus herculeanos físicos. En los ochentas fueron las drogas recreativas y el pecado capital de Pete Rose con las apuestas, en los noventas y en la década actual los esteroides ensuciaron la imagen de los mas temidos sluggers, ¿que nos espera en nuestro futuro?, ¿que acciones nos harán sentir bochornos ó pena ajena? ¿Estaremos cercanos al inicio de un nuevo régimen? , uno que reactive la moral en nuestro bello pasatiempo, afuera deben quedar los estupefacientes, las noches de juerga, las broncas legales, las apuestas, las relaciones extramaritales, las sustancias prohibidas, necesitamos que nuestros atletas regresen al lugar de antes, que se reincorporen como los héroes de nuestras comunidades.

Es hora señores de retornar a los valores, vivir con integridad, inculcar la religión, dejar los vicios y mejorar las relaciones familiares, desvélense con sus niños en la jaula de bateo, necesitamos darles principios, inculcarles el amor por este bello deporte. Quiero ver antes de que muera otro Fernando , otro Castilla, otro Ronnie, otra Malita , quiero sentirme orgulloso de mi país, de mi deporte favorito, sus peloteros, sus ídolos, sus dioses deben regresar del exilio, olviden el dinero y recuerden el bello sentimiento que sentían cuando su ocupado y cansado padre llegaba del campo para cachar con ustedes, acordémonos lo bello que era el entrar a un repleto estadio a disfrutar y ver a sus protagonistas, los cuales le eran fiel a su novena y no cambiaban de ciudad por tomar un fichaje millonario.

Estamos a tiempo de darle la vuelta a la situación, aun hay gente buena en este negocio, jugadores que no rompen las reglas, personajes, dueños y directivos con visión y responsabilidades sociales y éticas en sus agendas, preservemos nuestro deporte, hagamos ese esfuerzo, no solo es mercadotecnia, no solo es una transacción, digamos playball de una buena vez, la afición lo reclama, regresemos a los tiempos inocentes en que se valía soñar. Regrésenos al béisbol, quien sea que lo haya secuestrado, pidan una recompensa, que somos millones los que nos sentimos así y lo queremos recuperar ileso y sin mallugaduras.

Por hoy se acabo, nos vemos en el estadio.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: